escuchapost

¿Por qué pagar a nadie por hacer algo que puedo hacer yo? Si te has hecho esa pregunta en el mundo de los negocios, y no estabas preparado para hacer ese algo o no tenías ni la menor idea ni de por dónde empezar…es que has dado el primer paso hacia el fracaso más estrepitoso. Sí, como lo oyes, ¡así, sin paños calientes! Me he encontrado ya con varios casos de clientes que, por ahorrarse 50, 70 o 100 euros, han pagado un precio muy caro, y en muchos casos, sin darse apenas cuenta. A día de hoy, con el nivel de información y datos que tiene el gran público, uno no puede permitirse ciertas licencias pensando en que “ya si eso lo hago bien más tarde, lo que tengo me sirve para arrancar”. Y en efecto, te sirve para arrancar, pero mal. Recuerda que sólo tienes una oportunidad para causar una buena primera impresión. Aférrate a esa premisa y será un buen comienzo.

Has decidido poner una centralita, grabación o contestador, hacer un vídeo explicativo de tu producto en Internet, una campaña de radio o televisión, un manual audiovisual de cómo funciona lo que vendes, etc…¿De veras crees que el impacto y la imagen que des al mundo será la misma lo haga quien lo haga?. Si la respuesta es sí, y después del párrafo que llevas leído, te emplazo a que salgas de esta página en tu navegador o cierres el reproductor de Soundcloud si es que me estás escuchando. Borra mi nombre de tu mente. ¡Olvida!. ¿Por qué?; para empezar porque estás equivocado/a, para seguir porque jamás me contratarás ni a mi ni a ningún compañero/a, y para terminar, porque estarás mucho más cerca de que la gente piense que no eres profesional, y si estás pensando en vender algo, eso no te interesa absolutamente nada…Si crees que hay una obstrucción en la tubería de tu cocina, ¿llamas a alguien que sepa lo que hace, o abres una roza tú mismo?. Tampoco sirve ese amigo/a tuyo que es mañoso, o que tiene un taladro percutor de ultimísima generación que se pilló en el Carrefour…el remedio puede ser peor que la enfermedad. Pues en cuanto a la imagen que quieres proyectar de tu empresa, sucede exactamente lo mismo.

Analiza cuál es el mensaje a transmitir, piensa qué tipo de voz puede encajar, qué corte de edad será el más apropiado…y cuando estés seguro/a: ¡actúa!. A continuación, te muestro un ejemplo sonoro de lo que supone una centralita de una pequeña startup, de una forma simpática, pero para que aprecies la diferencia. Además, está basado en una experiencia propia y real aunque aquí cambie los nombres y el contenido…vendían creatividad y diseño…¡imagen! Su opción primera fue la A, más tarde cambiaron a la B…hoy ya no existen. (escúchalo en el reproductor de arriba a partir del 2:12)

a) Centralita grabada por un tipo de la empresa, (basado en un hecho real)
b) Centralita automatizada con voz pregrabada (no es coña, así suenan estas voces, escrito todo correctamente y con músicas de librerías)
c) Centralita grabada por mi, con música libre de derechos elegida específicamente para tu contestador.

Ahora pregúntate, ¿Cuánto te habría costado cada una?;

a) ¿0 euros? ¿Seguro? Puede que sin saberlo te cueste muy caro…
b) Puede que sea un servicio incluido en el paquete que te vendan de centralita, es el que tiene todo el mundo, tu competencia también. No te diferencias…¿0 euros? ¿Seguro?
c) ¿Quieres saber lo que te costaría esta centralita con mi voz y música libre de derechos?, ¡Contacta conmigo!. Pero mucho menos de lo que imaginas. Serás original, único y diferente.

Hasta la próxima y… ya sabes, si te ha gustado lo que has escuchado o leído: comenta o comparte, nunca sabrás a quién puede resultarle útil. 😉

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies