escuchapost

Hace poco lo hablábamos en una tertulia de locutores (tema que abordaremos en posteriores post)…saber escucharte y perder el miedo a lo que piensen los demás. Todos los que nos dedicamos a esto, y muchos otros que no, hemos recibido comentarios halagadores en nuestra vida cotidiana acerca de nuestra voz. Alumnos míos me comentaban que se lo habían dicho. Frases del tipo “tienes voz de locutor”, “¿sabes? podrías trabajar en una radio” o “¿por qué no te metes a eso de doblar?” las hemos escuchado en más de una ocasión. Aquí es cuando tenemos el problema, si llegado el caso, esto nos lo creemos. Por un lado, no podemos pretender gustar a todo el mundo; ya damos por hecho que, por suerte o por desgracia, nuestra voz enamorará a algunos oídos, así como les despertará rechazo o indiferencia a otros. Lejos de ciertas voces estandarizadas, nuestros matices, color, vocalización, dicción e incluso lugar de nacimiento, condicionarán nuestra forma de hablar y locutar, haciéndonos distintos y únicos. Hasta aquí, una retahíla de cosas que parecen obvias, pero que no lo son para todo el mundo. Ahora vienen las preguntas que todos esperábamos: ¿qué es una voz bonita?, ¿qué es tener buena voz? ¿es importante tenerla?…

De nada te servirá tener un Ferrari sin ruedas, sin gasolina, sin un montón de extras…y sin carnet de conducir. ¡Es un motor Ferrari!, lo sé, pero sin todo eso no es más que un montón de hierros (o lo que sea de lo que esté hecho 😛 ). Lo importante, cuando uno se pone delante de un micro, es saber usar la voz, no tenerla “bonita”, puesto que la belleza es subjetiva. Lo que para mi es bello e irresistible a ti puede que te despierta hilaridad. Hay muchos profesionales “estrella” que son pésimos locutores. Hay actores y/o actrices, presentadores/as de televisión o radio, que, como locutores, y hablamos de LOCUTOR en mayúsculas, son mediocres. Entendemos locutor como profesional de la voz, no como persona que presenta un programa de radio. Hecho que le habilita como comunicador y no otra cosa. Cada día puedes poner la radio y escuchar a presentadores de programas que no saben hablar correctamente…¡ojo!, esto no quiere decir que todos sean así, hay grandes profesionales de la voz en los medios.

Así que, el buen locutor ¿nace o se hace?, y como le escuché decir el otro día en una serie al maestro y actor de doblaje Luis Gaspar: “jovencito, me temo que la respuesta a ambas preguntas es sí”. Puede que hayas nacido para esto o puede que no, pero con tesón, trabajo, constancia y puede que una pizca de suerte, no te engañes, la suerte hace falta siempre y en todo, puede que así lo consigas. Y todo este artículo sólo es para decirte que tengas fe en ti mismo/a, en tus posibilidades, y que huyas de los estándares y los estereotipos, la verdad es lo que más vende, tu verdad.

Hasta la próxima y… ya sabes, si te ha gustado lo que has escuchado o leído: comenta o comparte, nunca sabrás a quién puede resultarle útil. 😉 ¡Gracias!

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies